viernes, 12 de mayo de 2017

DECORA CON... DAMAJUANAS

Son muchas las veces que me preguntáis por las damajuanas, y ya sabéis que me chiflan estas antiguas garrafas qué tanto protagonismo le doy en mi instagram. Pues hace algún tiempo que voy recolectando y lucen en distintos rincones de mi hogar y es que estas botellas son tan bonitas y versátiles, que quedan bien en cualquier rincón, ya sea un salón, una cocina, un baño, una terraza, una alcoba...

Seguramente más de uno/a las ha visto durante años en alacenas, buhardilla, bodegas u ortos rincones en casa de vuestros abuelos o padres... 

He aquí mi colección, hasta ahora de damajuanas


En mi caso, no han sido una herencia de mis padres. Las dos de atrás y la que lleva el asa de mimbre, las compré en tiendas distintas de antigüedades, (ya sabéis lo que me gustan a mi esas tiendas). La esférica con el cuello estrecho, viene de tierras andaluzas y fue un regalo de una pareja muy querida para mi y la última adquisición, ha sido la del cuello ancho, que también me la regaló alguien muy especial para mi y actualmente la utilizo cómo centro de mesa.

Pero, ¿de dónde provienen?


Estas garrafas, no se fabricaron con la intención de decorar distintos rincones. 

Durante siglos, se han utilizado mayoritariamente para almacenar el vino, entre otros líquidos y licores. Estas botellas, solían estar forradas de mimbre, yute, esparto, incluso y más actualmente de plástico e incorporaban un asa , básicamente, para proteger el vino de la luz, de las altas temperaturas y para dar estabilidad a su base debido a su forma esférica, y poderlas transportar con seguridad. 

La leyenda más popular cuenta, que la palabra damajuana, proviene del francés, dame-jeanne, ya que en el siglo XIV, la reina Juana I de Nápoles, tuvo que exilarse en Francia. Durante su exilio y en una noche de tormenta, la invitaron a refugiarse en el taller de un vidriero de la aldea de Gresse. Una vez allí, quiso interesarse con el funcionamiento y elaboración del vidrio, y quedó tan asombrada con la técnica del soplado, que quiso probar a hacer una ella. Esta, sopló tan fuerte, que consiguió crear una botella de diez litros de capacidad, muy por encima del tamaño considerado como normal por aquel entonces. El vidriero quedó tan anonadado, que quiso fabricar más, bautizándolas así como damajuana, dame-jeanne. 

imagen vía pinterest

Esta no es más que una de las leyendas la cual he querido compartir con vosotros, pero no es mi intención contaros ahora cada una de ellas, ya que el motivo de este post, es cómo decorar con estas preciosas damas.

Hoy en día, son muchas las estancias en las que habita una o varias de ellas, pues es que como ya he citado anteriormente, son tan bellas que marcan la diferencia en cualquier rincón. Muchísimas veces son las protagonistas de una estancia o rincón que queramos dar un poco más de personalidad y elegancia, ya sean en el suelo, encima de una mesa, en una estantería, en un rincón de la terraza, con flores, sin flores.... 


imagen vía pinterest

Otras veces, son las protagonistas de iluminar una estancia de forma muy original y acogedora.


imagen vía pinterest
imagen vía pinterest


imagen vía pinterest
imagen vía pinterest
















































Estas preciosidades, se han convertido en un artículo de decoración muy prestigioso, ya sea por su ligereza, transparencia y diferencia de acabados y formas que hacen brillar dónde las pongas y aunque son difíciles de adquirir, si tienes una, tienes un tesoro, ya que son ideales para crear un ambiente shabby o vintage y muy combinables con cualquier elemento de decoración.

He visto casos hasta que las utilizan cómo campana para proteger alimentos 


imagen vía pinterest

También las he visto en varios colores, estas ya son más actuales, pero lucen con una personalidad inmejorable. 


imagen vía pinteret

Si no te gustan estos acabados o los colores en si, o simplemente las ves muy sosas, también tienes la opción de pintarlas con pintura, y así darle un toque más personal, pues siempre que lo hagas con una pintura idónea para vidrio, puedes conseguir unos acabados muy interesantes, aunque yo no soy muy partidaria de pintarlas, ya que, personalmente, las prefiero al natural, con sus imperfecciones del paso del tiempo y su brillo natural, pero para gustos, los colores y nunca mejor dicho.


imagen vía pinterest

O incluso puedes decorarlas con tapones de corcho, piedras, arena, conchas....lo que se te ocurra y sin tener que renunciar a su encanto.


imagen vía pinterest

Cómo veis, son muchas las opciones con las que podemos decorar con estas joyas, y realmente son muy interesantes todas y cada una de estas opciones.

Pues a pesar de que ahora son tendencia, pienso que es una joya que nunca pasa de moda, al menos a los que nos gustan las antigüedades, sabemos que es una buena inversión, las lucimos muy orgullosos en nuestras casas, porque somos conscientes que son difíciles de conseguir, y cuanto más antiguas, más bonitas.

Aquí os dejo algunas de las combinaciones que he ido haciendo a lo largo de este tiempo y que puedes encontrar más en mi instagram.







¿se te ocurre alguna opción más? 

Cuéntame...

Espero que hayáis disfrutado de este post 

Nos leemos en el siguiente

By Lorena

1 comentario: